NOTICIAS DE LA CEIBA EN VIVO POR 45TV







HAGA CLICK EN EL LOGO








Viernes, octubre 27, 2006
Lecciones de Un Colibrí
 

Historia de un Inquilino
Por: Guillermo Anderson
Fotos Cortesía de : http://birdinghonduras.com

Hace un par de años compré un alimentario para colibríes. Al colgarlo, y proveerlo de una miel que elaboramos en casa, le colocamos algunas flores del jardín para que los diminutos pájaros se acercaran; En poco tiempo varios colibríes curiosos llegaron a probar la miel.

La ciencia asigna los colibríes a la familia “Trochiliade” y al orden“Apodiformes.” Confieso que debido a las dificultades de luz a la hora de fotografiar y por los diminutos detalles en que hay que reparar, no he terminado de identificar al que me he referido. Quien lo ve a plena vista, ve un plumaje esmeralda brillante y un llamativo pico naranja.

Había leído que los también llamados “zunzunes” eran muy posesivos y territoriales, pero no estaba preparado para lo que habría de ver; De todos los que se acercaban veíamos como nuestro colibrí, pequeño en comparación con los demás, decidió posarse en un colgadero de ropa cercano y peleaba ferozmente contra cualquier otro que se acercara a la miel. Poco a poco los demás pajarillos se fueron haciendo la idea de que aquella fuente de alimento tenia dueño y fueron dejando al “Dueño” el control del espacio, el alimentario y las flores de ese rincón de nuestra casa.

“El Dueño” se instaló en casa y me convertí en un asiduo observador de su comportamiento.
Así fue como poco a poco y desde la comodidad de mi casa fui aprendiendo algunas cosas sobre el mundo animal; Yo esperaba levantarme por las mañanas y disfrutar del revuelo de una variedad de coloridos colibríes compartiendo agradecidos y en armonía la miel que ofrecíamos. La experiencia resultó todo lo contrario. En vez de una lección de armonía en la naturaleza, los incidentes que nos ha tocado observar han sido de una violencia tremenda; Cuando “El Dueño” ve a un colibrí extraño acercarse a su miel, el invasor, sin importar su tamaño, es recibido con una serie de fieros picotazos. Aquello se convierte en una trifulca aérea espectacular después de la cual sale siempre vencedor nuestro inquilino, que con aire triunfal y serenidad vuelve a ocupar su trono en el colgador de ropa.

Interesante es, como la naturaleza se encargo en mi caso, de desmentir sus estereotipos. En esta ocasión, el del colibrí dócil y pasivo. Yo esperaba una escena idílica por las mañanas en mi jardín; Ya me veía yo cual San Francisco de Asís hablando con los pajaritos, mientras revoloteaban en torno al Néctar. El resultado ha sido un pajarillo terriblemente posesivo, territorial y feroz. En la naturaleza la lucha por sobrevivir puede ser mas violenta de lo que los entusiastas del mundo natural solemos pensar.

No estoy acusando de nada al pico anaranjado de nuestro jardín pero quizás su comportamiento refleja el grado de dificultad que significa para un ave tan frágil, el sobrevivir en un vecindario donde cada vez hay menos jardines y menos flores. Me pregunto si el amenazado Colibrí Esmeralda, especie única en el mundo y habitante del Bosque Altamente Seco de Yoro, Honduras, se está volviendo también cada vez mas agresivo y territorial ahora que los tractores y la ganadería dejan cada vez menos espacio para la flor “Pie de Niño” cuyo néctar es su mas importante alimento.

¿Si esto esta ocurriendo con los colibríes, que no estará ocurriendo con los seres humanos, que igual a ellos también viven en vecindarios cada vez mas faltos nos solo de jardines y flores si no también de bosques, agua y recursos para su subsistencia?

En realidad no requiere mucho concluir que el hacerle mas difícil la vida a los seres con los cuales compartimos el planeta nos vuelve la vida mas difícil, cruel y violenta a todos.

Mi familia y yo nos hemos encariñado de “El Dueño”; Nos alegra verlo orgulloso mostrando su pecho esmeralda y su pico anaranjado todas las mañanas. “El Dueño” se ha ganado mi respeto y me ha dado mucho que pensar. Pero asi como van las cosas debemos aceptar la triste posibilidad de que un día de estos, aparezca un colibrí mas agresivo, ágil y fuerte y nos sorprenda una mañana tomando su lugar en el colgador de ropa.

Nota: Terminaba de escribir este artículo cuando me escribe Fito Steiner Presidente de La Fundación Parque Nacional Pico Bonito diciendome que estaba en Olanchito, Yoro, Honduras queriendo salvar lo último que queda del "Bosque Altamente Seco", unico hogar del colibri en el mundo, de la inclemencia de los tractores.

 
 
Domingo, octubre 22, 2006
La Pulpería, Esa Institución


Por: Guillermo Anderson
Fotos: Cortesía de : www.holaceibita.com

Mi vecino, Don Miguel, ha anunciado que va a cerrar su pulpería; Un par de asaltos en el barrio y el darle el espacio a un negocio que ahora ha comenzado su hija son las razones. Es triste como ante nuestros ojos desaparece poco a poco esa institución nacional que ha sido la pulpería para todos los que hemos crecido en las ciudades aldeas y caseríos de este país. La palabra es curiosa y su origen merece una investigación por los que escudriñan en la cultura popular de este pais. “Trucha” se les dice aun en la costa atlántica. Lo que más se acerca al origen de la palabra es el término inglés “trade shop” o tienda de trueque, que quizás trajeron las bananeras norteamericanas a la costa.

Muchos de mis recuerdos de infancia por ejemplo, están inevitablemente ligados a las distintas pulperías del barrio. Antes que la oferta de estos negocios se redujera a los ordinarios churros y refrescos, cada pulpería del barrio tenia una pequeña especialidad. Mientras que en una se ofrecían buenos productos lácteos traídos de una hacienda cercana, otra ofrecía pan fresco o galletas hechas en casa por la propietaria. Otra tenía un apartado de hilos agujas y madejas. Mi abuela me enviaba a la de Doña Sarita porque vendía las mejores semitas para el café de la tarde. Me las daban envueltas en papel de pan’ -¿Qué habrá sido del papel de pan?-Era además la única que vendía los deliciosos “sopapos”, que consistían en pelotas de palomitas de maíz con miel. A propósito de papel, había una pulpería que vendía papel de china, el especial para hacer coloridos papelotes.

Si me entrego a los recuerdos, puedo recorrer distintas etapas de mi infancia y adolescencia según las distintas pulperías que existieron en el barrio, lo que vendían y las horas que pasamos sentados en alguna banca frente a las misma, hablando burradas.

Mas allá de que la pulpería de barrio sea una experiencia hondureña, quien viaje un poco se dará cuenta de lo internacional que es. Sé que desde Honduras hasta la Argentina reciben el mismo nombre. Hace poco, en el descanso de un ensayo en el Teatro Nacional de Panamá decidí dar un corto paseo por el centro histórico. A la vuelta del teatro en una esquina, entré a comprar una botella de agua en un establecimiento. De pronto, me di cuenta que estaba en una autentica pulpería de barrio. Me pareció curioso como aquel negocio sobrevivía como tal a la vuelta del Palacio Presidencial de Panamá en pleno centro histórico y turístico. Pero para mis ojos eran la pulpería de cualquier barrio hondureño, la misma disposición de los artículos, botes llenos de dulces. Y la familiaridad del Señor que la atendía.

Para mas autenticidad y sorpresa, un pequeño cuadro colgado en la pared que no logro borrar desde mi infancia y que colgaba en todas las pulperías. El de los dos señores vestidos de smoking, uno con cara de contrariado y otro el otro de rostro tranquilo, con la leyenda que dice “ Fiado Murió, Mala Paga Lo Mato”; Me sentí en casa.

Pulpería hondureña

En otra ocasión, entre actuaciones en un auditorio del prestigiado Instituto Smithsonian de la capital estadounidense, decidí recorrer una sección del museo dedicado a Áf rica. En medio de una de las salas estaba la reproducción de una típica pulpería de Senegal, su similitud con las nuestras era tal, que a pesar de que esta vez se presentaba casi como especie en peligro de extinción, sentí esa misma familiaridad que experimente en Panamá. Quizás es acertado que un museo como el Smithsonian presente la escenificación de una pulpería como una institución del pasado. Los fríos y despersonalizados supermercados y centros comerciales van ocupando el lugar de estos pequeños y acogedores negocios. Tristemente, la única experiencia que han tenido mis pequeñas hijas con relación a la pulpería y al barrio es ir a comprar refrescos y churritos a la “trucha” de mi vecino Don Miguel, una de las miles de pulperías en el país que están a punto de desaparecer. Un día, de visita en un país lejano, visitaran un museo y el ver la escenificación de lo que fue una “típica pulpería de un barrio latinoamericano” les traerá un vago recuerdo del vecindario en que crecieron y de la pulpería de Don Miguel, donde algún día fueron con su padre a comprar churritos.

La Ceiba, Septiembre del 2006

 
Cruzando El Parque Nacional Pico Bonito

Recientemente, hice una las caminatas mas interesantes que he realizado en Honduras. La oportunidad me la dio el ser miembro del Consejo Directivo de La Fundación del Parque Nacional Pico Bonito, una fundación que ayuda a preservar uno de los tesoros naturales mas importantes de Honduras y cuya área abarca gran parte de la cordillera de Nombre de Dios. Junto a un grupo de tecnicos del parque hice un recorrido de reconocimiento que atravesó la cordillera desde el Departamento de Yoro, hasta el lado norte cuya falda bordea La Ceiba, mi ciudad. Fueron dos dias y medio de camino que recorrí muy bien hasta los últimos 4 o 5 kilómetros, que una rodilla me obligó hacer a caballo.

Comenzamos la expedición del lado sur de la Cordillera de Nombre de Dios, con una visita al área que se conoce como “Bosque Altamente Seco”, un bosque muy particular con muchas especies son endémicas (solo se dan específicamente en este bosque) y en Honduras. Es aquí que habita el famoso “Colibrí Esmeralda” cuya protección tiene detenida la pavimentación de una carretera; El Banco Mundial se había comprometido a aportar los fondos una vez que nuestro gobierno creara un proyecto para la protección del Colibrí Esmeralda. Hasta la fecha nuestros gobiernos no han cumplido y está detenida la pavimentación de esta importante carretera. No obstante, últimamente se hace un esfuerzo por la protección de su hábitat.El colibrí Esmeralda sobrevive porque en el se da una flor roja diminuta que la produce un cacto muy fino. Al utilizar estas tierras para alimentar ganado el cacto va desapareciendo y con el, el “Colibrí Esmeralda”, de allí la necesidad de obtener un fondo para comprarlas y crear un área de protección. El Bosque Seco es único en que solo aquí se da la simbiosis entre cacto y orquídeas. Desafortunadamente no tengo fotos de un hermoso ramo de orquídeas amarillas que vimos enraizada en un cacto.



El Triste Árbol Amarillo.

Según el Biólogo que nos mostró el Bosque Seco, el árbol amarillo florecido que ven en el centro crece por cerca de veinte años. Al final de esos años florece para luego morir. Me pareció muy triste y poético el caso, digno de una canción.

En la expedición íbamos 10 personas. La parte mas pesada de las provisiones fue llevadaen bestias. Algunos miembros de la expedición alternaban entre ir a pie y andar a caballo.El comienzo de la expedición implica subir la cordillera por caminos que antaño utilizaron madereras que extrajeron (hasta mas no poder y sin control alguno) madera de pino de la región. El bosque que ven en la foto es de segunda generación. La forma en la cual ha crecido el bosque naturalmente es esperanzadora porque muchos de esos bosques están ahora protegidos por la Fundación Parque Nacional Pico Bonito.Escalamos hasta que cae la tarde. Creo que pocos retos físicos he confrontado como la escalada de esta montaña que luego me premia con su vista. El paisaje muestra los últimos rayos del sol y los últimos cerros donde encontramos áreas cultivadas.. Desafortunadamente, la noche llega a nuestro encuentro justo cuando nos adentramos en la selva.Uno de los campesinos guías de la expedición llevo varias varas de “Ocote”, cuya combustión sirve de lumbre.Este fue uno de los trayectos mas difíciles de la expedición por la dificultad que Presentaba la combinación de oscuridad y lo dificultoso de bajar una montaña de vegetación selvática. Finalmente después de varias horas, de lodo, de caídas y de la preocupación de que alguien sufriera un accidente, llegamos al primer campamento; Una cabaña junto a la de una familia campesina asentada en esas lejanías. Debo confesar que no me esperaba el frío que hizo por la noche. Generalmente no se asocia el frío con la selva. Por mas abrigado que consideré que iba, no pude dormir en mi hamaca.El camino nos lleva por paisajes inolvidables. Siendo esta una caminata con fines tecnicos, no poéticos ni turísticos, no hay el tiempo que que necesito sencillamente para la contemplación.Cruzamos una infinidad de riachuelos antes de llegar al nacimiento del Rio Cangrejal.

Preámbulo a Un Espectáculo Natural

A los habitantes de las ciudades les cuesta hacer la conexión entre el agua que utilizan todos los dias y la preservación de estas esponjas que es donde se origina.

Nos acercamos a estas rocas y el estruendo del agua nos anticipa un paisaje espectacular, la parte mas difícil y peligrosa de la expedición y una caída de agua impresionante.Lo Que Pocos Ojos Han VistoBajamos a través de una serie de pasajes muy peligrosos y resbaladizos a la base de lo que es una de las caídas de agua mas hermosas que he visto y que aquí, en medio de la selva han visto muy pocos. En la parte superior izquierda de la foto hice un círculo que señala a uno de lo expedicionarios para que aprecien la dimensión de esta caída de agua. Fue una experiencia conmovedora y espiritual estar ante ella.
Ultimo Día y Río Abajo (los infinitos matices de verde)En realidad es poco lo que puede uno expresar con estas fotos y con pocas palabras; Pienso volver hacer esta caminata y dedicarme a contarles algo sobre la vida de la gente que vive en estas montañas, que merecen un espacio especial solo para ellas. Me quedo aquí sin describir mas a fondo otras impresiones, los olores de la selva, el sonido del agua, mi imposibilidad de dormir por concentrarme en la intensidad y las tonalidades de los grillos, chicharras y aves que cantan por la noche. La exhuberancia de la flora, el tamaño de las hojas, los infinitos matices de verde, los colores de las aves. Finalmente el sentir el privilegio, el éxtasis, la suerte y espiritualidad de estar en mi país, en uno de los últimos tesoros que guarda el planeta. Y mas convencido que nunca de la importancia de cuidarlo.

Agradecimiento:

Fundacion Parque Nacional Pico Bonito Mas Información si desea visitar el parque Nacional o colaborar con La Fundacion Pico Bonito.

E-mail:
fupnapib@laceiba.com

Fotos:
Guillermo Anderson

 
Viernes, octubre 20, 2006
En Busca de La Música Misquita La Mosquitia, Honduras

Con la ayuda de la agencia de cooperación Alemana (GTZ) estoy preparando una nueva producción, que incluirá algunos elementos musicales y rítmicos de la música de la cultura misquita. Tengo años de venir a esta región del país y de querer ahondar en su música y cultura. La idea principal de este proyecto es que a través del disco y una serie de conciertos por todo el país, pueda dar a conocer a los hondureños aspectos de esta región y su gente, sobre la cual en el país se sabe muy poco o casi nada.
Como parte de la investigación para el Cd, el coordinador del proyecto, el Músico y Compositor Africano José Fermín Molongua (GTZ) y yo, hicimos un viaje a la comunidad Misquita de Brus Laguna, ubicada en la Mosquitia y a orillas de la laguna del mismo nombre. Fuimos con la idea de encontrarnos con algunos músicos tradicionales y de familiarizarme mas con los ritmos y estilos de la región. Especialmente con la música ejecutada en guitarra.

La Mosquitia es una región de gran riqueza natural ubicada en el oriente de Honduras. Compartida con Nicaragua, es una especie de Amazonía centroamericana y goza de una de la faunas y floras mas diversas del mundo. Geográficamente la región esta formada con lagunas, ríos sabanas, bosques de mangle, distintos bosques tropicales y una gran franja de costa en el Atlántico. En la Mosquitia se encuentra la Biosfera del Río Plátano que por su riqueza natural e importancia, fue declarada Patrimonio de La Humanidad por la UNESCO en 1996.La Gente En La Mosquitia habitan cuatro etnias importantes; Los Pech, Los Tahwaka, Los Garífunas y La Etnia Misquita.Los primeros habitantes de la Mosquitia fueron los Sumu, provenientes de America del Sur. Los Sumu tuvieron su primer contacto con los europeos a través de los primeros españoles que llegaron a la región y cuyos intentos de someter a los Sumu fracasaron. La riqueza en maderas preciosas de la región atrajo a los ingleses que se valieron de distintas tácticas para establecer postas en la zona. Vale mencionar que en los intentos por establecerse, los ingleses trajeron consigo como refuerzos a esclavos negros de sus colonias en las antillas, quienes eventualmente se mezclaron con los Sumu dando comienzo a la etnia que hoy conocemos como la etnia Misquita. La Llegada Llegamos en un pequeño bimotor desde La Ceiba. Hay 3 vuelos semanales a Brus Laguna desde allí. Aún hay muy poco turismo hacia esta parte del país. La lista de pasajeros la comprenden gente del lugar que viene de La Ceiba por asuntos de comercio, algunos funcionarios de agencias de desarrollo y una pareja norteamericana de eco turistas que viene con un guía a recorrer la Biosfera del Rio Platano.

EL PUEBLO MISQUITO

Lo primero que llama la atención al viajero en estas poblaciones es la arquitectura tradicional; Las casas de madera levantadas sobre postes para evitar las frecuentes inundaciones en la temporada lluviosa. Sin embargo, una de las impresiones mas fuertes para nosotros los hondureños es la lengua misquita. Los hondureños del resto del país no tenemos idea de lo fuerte que se habla aquí el misquito. A diferencia de otros grupos étnicos que han “castellanizado” sus lenguas y que no la hablan en presencia de hispano parlantes, los misquitos lo hablan con seguridad y orgullo. El Misquito viene siendo un idioma en el que participan la herencia del idioma Sumu, el inglés y el castellano. No sería de extrañarse que hubiera uno que otro vocablo de origen africano. Buscando a Los Amigos Hace un par de años, tuve el privilegio de dar un concierto para unas cuatrocientas personas en la diminuta pista de aterrizaje de la aldea de Belén, una comunidad que está como a cuatro horas en lancha desde Brus en la vecina Laguna de Ibans. En esa ocasión descubrí con alegría que por algunos años, muchos maestros de la Mosquitia han estado enseñando a sus niños música y conceptos de ecología con mis canciones infantiles. De esa ocasión guardo gratos recuerdos pero aún mejor, gratos amigos entre los cuales están el Profesor John Cooper , a quien encontramos en Brus Laguna y quien resultó fundamental en esta visita. Por muchos años el Profesor Cooper, oriundo además de esta comunidad, ha estado promoviendo y difundiendo la música y danza misquita y enseñándola a todas las generaciones de alumnos que le ha tocado dirigir.Dicho sea de paso, no es de extrañar y por razones históricas, la cantidad de nombres y apellidos ingleses en esta región. La Mosquitia ha sido una región política y económicamente marginada. Raras veces los gobiernos s han prestado atención a su desarrollo social y económico. Eso contesta cualquier pregunta acerca de porque se desconoce tanto su cultura.

Conversando con Don Juan Cooper

Músico y Compositor MisquitoDespués de ponernos al día con el Profesor Cooper, decidimos encontrarnos mas tarde para tocar, conversar acerca de la música misquita y si es posible, grabar algunos de los ritmos. Quiero que me permitan recibir un taller informal de guitarra misquita. Especialmente para intentar algunos de los ritmos que se, estoy lejos aún de ejecutar bien. Afortunadamente para nosotros, el Profesor Cooper trae por la noche a su padre, Don Juan Cooper Wood. Don Juan es uno de los músicos misquitos mas populares de esta región y es además poseedor de un gran repertorio tradicional y de historia sobre como el instrumento se popularizó en la región. Don Juan es además compositor y aunque a sus ochenta y seis años se queje de estar “demasiado viejo para tocar” conserva una habilidad que espero yo tener cuando cumpla ochenta y seis abriles.Recorriendo La Laguna de Brus Después de nuestra primera reunión y de un almuerzo de pescado, decidimos conocer un poco el paisaje que rodea la laguna. Alquilamos para ello un “pipante” la canoa tradicional misquita y un guía. Este pipante sin embargo, no avanza de manera tradicional impulsado por nuestro capitán con una vara que se apoya en el fondo. Funciona con un motor de cuarenta y cinco caballos de fuerza. Salimos por el embarcadero principal del pueblo y siguiendo un canal nos dirigimos a la laguna.Una vez en la laguna sentimos la fuerza de la brisa y el pipante comienza a mecerse en las olas. Salimos a laguna abierta y podemos ver lo amplia que es. Pasamos cerca de unas embarcaciones que ancladas esperan que la boca de la laguna hacia el mar se abra, pues dependen de la naturaleza para que la salida adquiera la profundidad necesaria. Esto a veces causa escasez de algunos productos básicos en Brus Laguna. Las embarcaciones están a veces por semanas esperando que los ríos se lleven los bancos de arena depositados en el fondo de la boca al mar. Según los historiadores la primera posta para mercadear madera en esta laguna fue establecida por un inglés de apellido “Brewers”. Los ingleses la nombraron “Brewers Lagoon” De allí el anglicismo “Brus Laguna”. Saliendo a la Laguna en el “pipante” Cuando pregunto a nuestro guía sobre lo que parecen ser pequeños campamentos a orillas de la laguna, me explica que son campamentos de pescadores.Estos se dedican a extender unas grandes redes conocidas como “chinchorros” , mismas que legalmente estan prohibidas. Con mejores materiales para hacerlas y la llegada de mejores motores para las lanchas, los chinchorros están acabando con la pesca en la laguna. Sin control alguno, ni aplicaciones de vedas, hay dias en que puede haber entre 400 y 500 redes a la vez. Es sorprendente cuan generosa puede ser la naturaleza en estos lugares. Con el abuso de que es objeto cualquiera pensaría que la laguna hubiese sucumbido hace tiempo. La laguna es tan rica en fauna marina que si aun sobrevive, podría tener el doble de peces si se aplicara tan solo una veda. Mi hermano Patrick, bajista de mi grupo y además Geógrafo me enseño un término que utilizan a veces en los mapas; “AFCP” Área Fuera de Control Político. Esta zona llena los requisitos . El pipante comienza a mecerse mas según nos acercamos al centro de la laguna. No se si mi amigo José está disfrutando de este paseo. Nuestro guía y capitán nos lleva hasta la boca del Rio Sigre el cual subimos un par de kilómetros río arriba. A sus orillas se puede observar la espesura de la selva y los manglares. Según nos cuenta, la vegetación a continua espesa por kilómetros y kilómetros hasta llegar a las montañas. Resulta algo confortante saber que existen aun áreas del mundo que gozan de vegetación virgen. El guía hace algunos comentarios acerca de los cocodrilos en este río y dado el paisaje no sabemos si es en serio o solo una broma. Salimos de nuevo por la boca del rio a la laguna en cuyas orillas seguimos viendo campamentos de pescadores.En estas aguas según me cuenta el guía, se divierten mucho los que hacen pesca deportiva. Ya puedo escuchar a mi padre, un fanático de la pesca preguntarme si traje algo para probar suerte con los róbalos. Subiendo el Rio Sigre La proa del pipante apunta a dos pequeñas islas al centro de la laguna. Una de ellas es “Cannon Island, o “Isla de Los Cañones”, conocida por haber sido una pequeña fortaleza utilizada por piratas y luego por los ingleses. Estos colocaron estratégicamente varios cañones en su entorno para disparar contra las incursiones españolas al territorio. Desafortunadamente, y como prueba de mi poco profesionalismo como cronista, la batería de mi cámara deja de funcionar al desembarcar en el pequeño muelle. El lugar fue convertido hace unos años en un pequeño hotel que se especializaba en pesca deportiva .Entiendo que ahora esta siendo reorientado hacia el ecoturismo. La isla es idílica; Está cubierta por una vegetación abundante y árboles en los que anidan pelícanos, gaviotas alba troces y otras aves. Además abundan las iguanas, uno de los platos mas apetecidos en esta región.Nos cuesta dejar las hamacas de Cannon Island para volver a Brus antes que anochezca. El Capitán nos dice que nos cubramos con un plástico que lleva en el pipante ya que el navegar contra la fuerte brisa nos garantiza un buen baño. Atrás queda la bella isla de los cañones. Una vez en la laguna el atardecer hace que aparezcan varios pipantes en dirección a la barra; Son pescadores que salen y pescan toda la noche. El paisaje, la brisa, el sol y el pipante meciéndose a media laguna me reafirman mi pasión por el agua y por la vida cerca y sobre el agua. Reafirman mi amor por este hermoso rincón desconocido de este planeta. Llegamos a Brus y desembarcamos en un barrio que según tengo entendido, es donde estuvieron las primeras casas del pueblo. Las casas están sobre la laguna.La escena es una escena típica y cotidiana de este lugar; Las mujeres lavan ropa en la laguna y los niños juegan y saltan al agua desde los pipantes anclados en la orilla.
Los hombres desenredan sus “chinchorros” y la radios suenan a todo volumen con noticias del interior del país o con música. Que privilegio hoy día crecer con la libertad que respiran los niños en estas aldeas. En un día que no sea de escuela, los niños salen desde temprano a nadar y jugar en la laguna o a pescar en los canales. Otras veces al bosque, a buscar iguanas en pequeños grupos.

“Las Enseñanzas de Don Juan” Por la noche nos encontramos con Don Juan Cooper, su hijo el Profesor Cooper y un joven músico de una aldea cercana. No ha terminado Don Juan de tocar los primeros compases cuando el pequeño patio en el que estamos se llena de curiosos. El hombre y su guitarra tienen un carisma que llena de emoción a los curiosos. Les cuesta evitar la alegría de poder escuchar a este Señor que ahora muy raras veces saca a pasear su guitarra. Uno de los que se han asomado no puede evitar la emoción y al calor de unos traguitos comienza a bailar él solo. Los sonidos de la guitarra parecen conectarse con algo muy profundo en los que en ese momento rodean a Don Juan Cooper. La sensación es que las canciones despiertan a un espíritu potente que duerme en ellos. La reacción hace contraste con un recorrido por la noche en la aldea ene el que somos testigos de como los bulliciosos generadores eléctricos y los equipos de sonido en los bares han silenciado en los últimos años al instrumento que una vez fue rey indiscutible de la noche misquita. Mas tarde cuando grabo una entrevista con Don Juan Cooper, me cuenta como los pastores evangélicos no quieren que cante sus canciones tradicionales acusándolas de “mundanas” y “diabólicas”. Es triste pensar como el patrimonio cultural de un pueblo puede ser borrado por el predicar de religiosos fanáticos.

Según Don Juan, lo mas triste es que, si antes eran predicadores extranjeros los que condenaban sus canciones, hoy son predicadores misquitos, entrenados por los extranjeros los que le acusan de tocar lo que ellos llaman “la música del diablo”. “Si llegas a conocer quienes son estos predicadores” me dice Don Juan “Te das cuenta que no tienen la menor educación, nunca han salido ni de la Mosquitia y no saben que nuestra cultura vale, que es apreciada en otras partes del mundo”.
No quiero que los que leen esto piensen que los ritmos misquitos son extremadamente complicados y exóticos o que la música constituye un estilo que lo reta a uno armónicamente. Se trata del “filing” de los detalles, del sabor y de encontrar el “swing” del que goza toda música que tenga que ver con África y España. Existe ese momento especial cuando nuestras interrogantes sobre asuntos que nos intrigan y fascinan están siendo por lo menos en parte contestadas. Paso fascinado por los orígenes de los estilos y géneros musicales, por la red infinita y el movimiento constante de las formas culturales y sus tejidos. El entrevistar y compartir musicalmente con Don Juan y los demás musicos que nos acompañan esa noche fue uno de esos preciados momentos.

Cuando conozca mejor estas formas de tocar guitarra misquita quizá me acerque a la técnica y al compás. Pero siendo que esta no es enteramente mi cultura, ni mi estilo de vida, significa que jamás podré tocar como ellos.¿Como me explico? Cuando alguien como Don Juan toca su guitarra, no solo está tocando el ritmo y su técnica; Esta tocando su vida, su infancia en este lugar, esta tocando su idioma, la manera en que ha sembrado yuca, la manera en que ha pescado en estas lagunas, la manera en que enamoró muchachas bajo la luna misquita, cantando a voz y guitarra antes que los generadores silenciaran a los grillos y los equipos de sonido ahuyentaran con su volumen a las guitarras de las cantinas. Don Juan toca su manera de percibir el paisaje. Toca sus creencias y leyendas, la percepción que tiene su cultura de la vida y de la muerte. Cuando Don Juan toca su guitarra está tocando su cultura.

Una cultura a la cual solo podemos acercarnos, apreciar y respetar.

EPÍLOGO


Quien para saber lo que ocurrirá con esta música en el futuro. A juzgar por la manera en que se desarrolla la historia en la Mosquitia, probablemente estamos viendo los últimos intentos de sobrevivir de varias manifestaciones culturales. A pesar de que La Mosquitia ha sido declarada Patrimonio Universal por las Naciones Unidas y del importante trabajo que realizan algunas organizaciones de desarrollo en la región para evitarlo, esta zona esta siendo destruida a diario por madereros ilegales, contrabandistas de fauna, pesca indiscriminada y agricultura migratoria. La cultura es tan vulnerable como la ecología. José y yo comentamos acerca de la necesidad de una grabación digna de estos artistas. Hasta ahora no existe una sola grabación misquita en nuestras tiendas de discos del país. José regresa fascinado con la gente, impresionado con el orgullo que sienten por su lengua, con lo simpático de los niños y alegría que les da una infancia en la libertad de estos lugares. Por mi parte, regreso a casa motivado a escribir y a cantar acerca de esta gente, su cultura y sobre la importancia de preservar esta maravilla de tesoro natural.

Nota: Los viajes que he realizado por varios años a la Mosquitia y el efecto que sus pueblos y riqueza natural ha tenido en mi resultaron en el CD "El Tesoro Que Tenés"Mi agradecimiento a:Jose Fermin Molongua (GTZ)Agencia de Cooperación Alemana (GTZ) Don Juan Cooper WoodProfesor John Wood Al Pueblo de Brus Laguna, La Mosquitia, Honduras




Copyright © 2002 Holaceibita.com La Ceiba, Honduras   Tel. (504) 440-1505    E-mai: webmaster@holaceibita.com